Brillo vintage en la alfombra

©Miguel Córdoba

©Miguel Córdoba

La cámara acorazada de Carrera y Carrera se abrió en febrero para hacer que la ceremonia de entrega de los Premios Goya brillase más que nunca en la celebración de su treinta aniversario. Era una ocasión especial y por ello la firma cedió algunos de sus tesoros, joyas exclusivas de los años cincuenta, sesenta y setenta, para enriquecer la alfombra roja.

Cayetana Guillén-Cuervo, Carmen Machi, Verónica Echegui y Paula Ortiz completaron su estilismo con algunas de estas piezas únicas y vanguardistas diseñadas por Manuel Carrera y que dado su atrevido estilo, demasiado moderno para la época, no se comercializaron nunca y se guardaron en la cámara acorazada.

Entre los ‘Tesoros vintage’ de Carrera y Carrera se encuentra un anillo en oro blanco, ónix, rubí y estrella de diamantes que lució Carmen Machi, y un broche en oro amarillo, turmalinas y diamante que enriqueció el vestido de la directora de La novia, que portaba una sortija en oro amarillo, diamantes azules y ­diamantes baguette a juego.

Un broche y una sortija de inspiración floral en oro blanco, madreperla, rubíes y diamantes fue la elección de Cayetana Guillén-Cuervo, y unos pendientes en oro amarillo, zafiros y diamantes fabricados a mediados del siglo pasado fue la pieza vintage por la que se decantó Verónica Echegui.
Además de estas joyas de autor, en la alfombra de los Goya se vieron los diseños más actuales de Carrera y Carrera en piezas pertenecientes a la línea Iceberg, joyas que serán presentadas internacionalmente en Basilea este mes de marzo y que lucieron Bárbara Lennie e Inma Cuesta.

Broches, sortijas, pendientes y pulseras que reproducen orquídeas, garzas o motivos florales como los que adornan los mantones de manila que reproduce la colección ‘Seda Imperial’; o motivos inspirados en detalles, vestidos y adornos de algunos de los cuadros más importantes del Museo del Prado y que se reproducen en la colección ‘Tesoros del imperio’ fueron los elegidos por Nora Navas, Elvira Lindo, Nerea Barros, Ana Arias y  Goya Toledo.

La ganadora del Goya a la Mejor Actriz Protagonista, Natalia de Molina, completó su floreado vestido con dos grandes pendientes históricos florales de oro blanco, madreperla, rubíes y diamantes, que acompañó con una sortija de la línea ‘Origen’ en oro blanco, prasiolita y diamantes, mientras que Anne Igartiburu se decantó por el colorido de las plumas del pavo real que reproducen las joyas ‘Peacock’.

Carrera y Carrera también ha prestado atención a los hombres, poniendo sus diseños en los gemelos que llevaron Dani Rovira, Manuel Bandera, Pepón Nieto o Eusebio Poncela, realizados en oro blanco, oro amarillo y ónix.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!