“Hacer una película es lo más parecido a subir al Everest con un grupo de niños de guardería”

Isabel Coixet | Nadie quiere la noche

©Pau Ros

©Pau Ros

Interesada en todas las historias que explican otras vidas y con la determinación intacta con la que siempre ha sacado adelante sus proyectos, Isabel Coixet siempre agradecerá a sus padres el amor que le infundieron por el cine y a los libros. La realizadora, guionista y productora catalana cuenta con cinco Premios Goya en su currículum, trofeos a los que vuelve a optar con su última propuesta, Nadie quiere la noche, la epopeya de una mujer de la alta sociedad neoyorquina de principios del siglo XX en el inhóspito Polo Norte, con la que la cineasta ha hecho “un máster”. La construcción de un punto de vista es lo más importante para Coixet, que firma la que es la segunda historia con más candidaturas a los premios de la Academia: nueve. “Yo esperar…, nunca espero nada ¡O me pongo en lo peor!”, previene esta profesional inclinada a la aventura, la emoción y a conquistar sus sueños que, desde pequeña, siente predilección por lo más difícil.

Por Chusa L. Monjas

Opta a Mejor Película, Dirección, Actriz Protagonista, Música Original, Dirección de Producción, Dirección de Fotografía, Dirección Artística, Diseño de Vestuario y Maquillaje y Peluquería.
Espero que nos den vestuario, maquillaje, música, dirección de producción… Lo demás va a estar muy reñido. He echado de menos la nominación de Miguel Barros a guión original, porque sinceramente creo que la merecía: él fue el que empezó esta aventura. Es un gran guionista. Y los efectos especiales de Bernat Aragonés, que están tan bien hechos que no se nota que lo son. Y la de Rinko Kikuchi, que hace un trabajo magnífico.

Y después de las demandas, ¿cuál es la que más alegría le ha producido?
Me ha ilusionado mucho la de Juliette Binoche porque ha sido una auténtica campeona en todo este viaje. Y la de Jean Claude Larieu,un hombre extraordinario que me ha apoyado siempre en mis últimas siete películas.

Esta vez no es la única mujer que aspira al Goya a la Mejor Película y Dirección.
Somos pocas, pero damos mucha guerra. Y la vamos a seguir dando. Estoy muy contenta por Paula Ortiz también.

Las producciones que parten con mayor número de nominaciones y que también se miden por el galardón a la Mejor Película y Dirección son muy distintas.
Creo que es bueno que todos los nominados seamos tan diferentes. Sería muy triste que fuéramos intercambiables.

¿Qué le gustaría que pasara el 6 de febrero?
Lo que importa en este momento es que se ha valorado el enorme esfuerzo que hay detrás de esta película. Y lo valiente de la propuesta, porque Nadie quiere la noche es mi trabajo más arriesgado y temerario.

Hacer una película es lo mas parecido a…
…subir el Everest con un grupo de niños de una guardería. Yo me enamoro de las historias y algunas son muy difíciles sobre el papel, rodando y montando. Esta película nos ha costado sangre, sudor y lágrimas a todos los que hemos estado involucrados, y esto nos unió mucho pero, como la protagonista, sabíamos que había que llegar, que lo íbamos a hacer.

Esta historia de dos mujeres solas que pasan semanas en un iglú soportando tormentas polares que hacen casi imposible la supervivencia, ¿hubiese sido posible con dos protagonistas masculinos?
Un hombre no va a buscar a una mujer al fin del mundo como hace el personaje de Binoche. Los hombres son los que se van y las mujeres se quedan tejiendo como Penélope. Nuestra Penélope no se queda en casa, coge el barco y se va a buscar a su marido, el explorador estadounidense Robert Edwin Peary. Si los protagonistas hubiesen sido hombres, creo que financieramente hubiese sido más fácil poner en pie este proyecto. Cuando la película se proyectó en Berlín escuché: ‘¿a quién le importa la mujer de…?’ A mí sí me importa y espero que a muchas personas más porque no hay muchas historias de mujeres como Josephine.

¿Le fue difícil encontrar al actor que acompaña a la protagonista en su odisea?
Sí. Gabriel Byrne entendió la historia de estas dos mujeres y no se sintió amenazado porque su papel fuera más pequeño. Enviamos el guión a otros intérpretes y no comprendieron que el motor de la historia eran ellas dos. Creía que esto estaba superado, pero no.

Una montaña rusa

Nadie quiere la noche 1

Historiadora de formación, fue una de las primeras en hacer las maletas para trabajar fuera de España. Ha rodado con actores foráneos y en inglés; además de la ficción, los documentales y la publicidad son medios habituales para Coixet que, excepto una abuela taquillera, no hay nada en su ADN que la lleve a hacer cine. “Me atrevo a hacer las cosas que me gustan. Me han ofrecido muchos guiones y podría haber tenido una carrera americana muy convencional haciendo películas como las que hacía Nora Ephron, pero como no me gustan, pues no las he hecho. Siempre he tenido flechazos con las historias en las que me he implicado”.

Cuando ve Nadie quiere la noche, ¿qué siente?
Me emociono.

¿Cómo ha sido su relación con las dos actrices?
Han sido muy honestas y muy generosas conmigo. No soy amiga de todas las actrices de mis películas, pero de Rinko sí –fue testigo en su boda– y sabía que se podía abandonar a un personaje totalmente opuesto a lo que ella es. Con Juliette hubo un proyecto hace tiempo que no salió, y tenía la espina clavada porque sabía que era capaz de ver la película como un todo, no ver solo su personaje. Esto es algo raro porque los actores, de manera instintiva, se ven solo a ellos. En el rodaje hubo momentos de gran placer. En las secuencias del iglú, ellas dos se miran y yo iba con la cámara de una a otra. Fue especial, tenía la sensación de estar más allá del hambre, el frío, el dolor, el sueño… Pensé que había hecho la película para captar un momento como ese, cuando la creación, sea lo que sea, la has rozado.

Los sueños se van cumpliendo.
Mi carrera es como una montaña rusa porque es mi opción, aunque a veces preferiría que fuera como una autopista, todo recto. Tengo una buena vida cinematográfica, unas películas me han salido bien y otras no tanto, pero me sigue emocionando ser testigo invisible de la intimidad de dos personas.

Cuando va al cine ¿qué le gusta ver?
Todo: desde La boda de mi mejor amiga hasta El camino mas largo para volver a casa. Y espero con ansia Zoolander 2.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!