La huella de los Goya

©Ana Belen Fernandez

©Ana Belen Fernandez

Una segunda vida comercial y una mayor visibilidad para los directores e intérpretes de las películas que sacan plaza en el palmarés de los Goya –las nominaciones también ayudan-. Los premios impulsados por la Academia de Cine han supuesto una ‘resurrección’ para las historias que destacaron en la gala del 6 de febrero. Las cinco estatuillas que logró Truman –Mejor Película, director, guión original y actor protagonista y de reparto– han relanzado el filme de Cesc Gay, que ha tenido una segunda explotación en las pantallas de cine ante la demanda de los exhibidores y el interés del público. Truman es un ejemplo más del denominado “efecto Goya”, porque cuando los académicos la proclamaron la película española del año aumentó sus copias, de 90 a 153, e incrementando el número de entradas vendidas en un 237% respecto al fin de semana anterior a los Goya.

Por Chusa L. Monjas

Actualmente la película sigue en cines “dando muy buenos resultados –ha alcanzado los 3.400.000 euros y ha conquistato a 584.875 espectadores–. Los Goya son una plataforma para dar a conocer de forma masiva la película al gran público. Con las nominaciones –seis–, Truman aumentó su recaudación, pero como estaba en cartel desde finales de octubre de 2015, la gran subida fue después de alzarnos con los cinco goyas”, indica Laura Fernández, adjunta a la dirección general en Filmax, compañía que también ha distribuido Nadie quiere la noche.

El último trabajo de Isabel Coixet logró cuatro estatuillas de las nueve a las que optaba, las de música original, dirección de producción, diseño de vestuario y maquillaje y peluquería. “El comportamiento de Nadie quiere la noche ha sido distinto. Tuvo una ligera subida con las nominaciones y también con los Goya, pero no ha sido el esperado a pesar de ser el segundo título con más galardones”, advierte Fernández.

Las 12 nominaciones fueron un empujón en la taquilla para La novia, obra a la que este número de opciones al Goya posibilitó “el poder aguantar todas las Navidades compitiendo con superproducciones como Star Wars: El despertar de la fuerza. Por las nominaciones y el buen boca-oreja, la película se mantuvo en salas desde su estreno hasta el fin de semana de la ceremonia”, expone Lara P. Camiña, socia de Betta Pictures.

La segunda obra de Paula Ortiz se lanzó con 54 copias “y durante el mes de enero se mantuvo con una media de 65 copias. El fin de semana de los Goya aumentaron las copias a 130. “Seguimos manteniendo 60 copias, la película ha recaudado un millón de euros y ha sido vista por 170.000 personas”.

“Las doce nominaciones ayudaron mucho a dar visibilidad porque la convirtieron en ‘la película española que había que ver porque era candidata a 12 Premios Goya’”, advierte Camiña, para quien las dos estatuillas “no han repercutido directamente en la taquilla por no ser las categorías más fuertes”.

El impacto de los Goya también lo ha notado Techo y comida, que gracias al Goya a la Mejor Actriz Protagonista para Natalia de Molina se volvió a programar en 10 cines, siete de ellos nuevos y tres en calidad de reestreno –se estrenó en 40 salas–. “Más de un 15% de los espectadores acumulados se consiguieron tras la ceremonia. Además, sus tres nominaciones trajeron una licencia a la televisión de pago (Movistar+) porque esta ópera prima se realizó sin el apoyo de ninguna televisión y, ojalá, se pueda ver algún día también en abierto”, declara Eduardo Escudero, Director de Negocio de A Contracorriente Films.

Espaldarazo’ moral

El Goya también fue el impulso para que el primer largometraje de Juan Miguel del Castillo fuera demandado “por casas de cultura y salas de pequeñas localidades. Además, mejorará su explotación en VOD y DVD, pero más allá de los números, el reconocimiento a Natalia de Molina es un espaldarazo moral a un equipo joven que hizo la película sin ayuda”, resalta Escudero.
En mayo de 2015 se instaló en los cines A cambio de nada, el primer largometraje como director del actor Daniel Gúzman, que antes de alzarse con los Goya a Mejor Dirección Novel y Mejor Actor Revelación a Miguel Herrán ya estaba disponible en varias plataformas. A pesar de su acceso legal desde muchas plataformas, A cambio de nada, cuyo estreno se hizo con 100 copias, regresó a seis salas cuando se hicieron públicas sus seis nominaciones, cifra que con las dos estatuillas en su poder, aumentó a 30 salas, según datos facilitados por Warner, compañía que ha sido número uno en cuota de mercado del cine español los últimos 13 años, de los 15 que lleva apostando por nuestra cinematografía.

Dígitos aparte, hay que tener en cuenta que ganar un Goya abre puertas y potencia carreras, como han comprobado Daniel Guzmán, que solo era conocido como actor, y Miguel Herrán, que emocionó con las palabras que pronunció en la ceremonia.

La obra de Fernando León de Aranoa, Un día perfecto, se estrenó el 28 de agosto de 2015, y el efecto de sus ocho nominaciones se vio reflejado en las ventanas que tienen que ver con el consumo doméstico (VOD, DVD, SVOD…). “Fue la película más vista en la plataforma Filmin en enero y alcanzó un estupendo número de visionados y descargas en las plataformas digitales Wuaki.tv y Movistar+ (Yomvi)”, expone José Luis Hervías, director general de Universal Pictures International Spain, que destaca que en vísperas de la ceremonia de entrega de los galardones “logramos que, además de reforzar la disponibilidad de la película en plataformas digitales, 12 cines de distintos y comprometidos exhibidores decidieron apostar por una historia con oportunidad de premios”. La semana anterior, cuatro cines exhibían el filme.

Con el Goya al Mejor Guión Adaptado, las plataformas digitales y canales de venta del DVD “han sido las que más han apostado por capitalizar el efecto comercial de los Goya con un significativo aumento de los visionados y las descargas digitales”, apostilla Hervías.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!