Las redes sociales, territorio natural de los Goya

marzo 9, 2016 30 Edición ·

Dani

Por Enrique F. Aparicio  

La gala de los premios de la Academia de Cine es una fecha marcada en rojo para los usuarios de las redes sociales. Desde hace varios años, los comentarios en torno a los Goya no esperan al día siguiente: se lanzan en riguroso directo.

La cara compungida de Daniel Guzmán, en un prolongado primerísimo primer plano mientras veía a su pupilo Miguel Herrán recoger el Goya a Mejor Actor Revelación, tuvo el honor de convertirse en el meme por excelencia de la 30 edición de los Premios Goya. Al minuto siguiente ya circulaban por Twitter numerosos montajes con el rostro del emocionado director de A cambio de nada incrustado en un galardón o en el cartel de una película.

La creatividad, los chistes y chascarrillos inmediatos convierten a las redes sociales en un correlato que discurre paralelo y salpica la gala de los Goya. En Twitter, bajo el hashtag #Goya2016, cientos de miles de mensajes se sucedieron a lo largo de las tres horas de gala. Buena parte de los espectadores, sobre todo el público joven, no entiende los Goya sin el aliciente de opinar y compartir impresiones en directo. Es más, quedar para ver la gala es un ritual para miles de personas, que planifican su fin de semana en torno al evento.
Porque la noche en redes da para mucho. En esta edición, brillaron con luz propia varios tuits: Dani Rovira y Mario Casas “en bolas”; Pablo Alborán mostrando orgulloso su Goya a Mejor Canción Original (compartido con Lucas Vidal, que no sabemos si sigue en el Toni 2); una foto de los sonrientes Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, quizás anticipo de ese ‘pacto de los Goya’ que sugirió Rovira… Los propios invitados y nominados inundaron las redes con sus comentarios y fotos desde detrás del escenario.

Antes, en la alfombra roja, Twitter había sido privilegiado testigo de la llegada de los invitados a través del Twitter Mirror: dos dispositivos customizados con la forma del busto del pintor que daban cuenta a tiempo real de quién pisaba la alfombra con foto y firma incluidas. Los ganadores también posaban tras lograr su galardón, lo que permite comparar sus gestos “preGoya” y “postGoya”.
Facebook tampoco se quedó atrás a la hora de celebrar los galardones de la Academia. Todos los usuarios de la red en España vieron en su feed de noticias una notificación personalizada que les recordaba la cita con el cine español. Además podían insertar en sus estados un icono especial, con la silueta de la estatuilla, al indicar que estaban viendo los Premios Goya en televisión. Desde la página oficial se fueron sucediendo al segundo unos visuales con cada ganador.

Los Goya en Instagram, en tres actos

Los Goya son un evento ligado a la imagen, y si una red pone de manifiesto su poder, esa es Instagram. Durante toda la jornada, la cuenta @academiadecine se vistió de gala con diversas acciones. Desde la mañana y hasta el inicio de la alfombra roja, una docena de invitados a la ceremonia compartieron sus preparativos en el perfil de la Academia: Bibiana Fernández “atacá” en la peluquería, María León desayunando, Alaska preparando su vestido, Leticia Dolera cocinando para aplacar los nervios…

Con el inicio de la alfombra roja, el Instagram oficial pasó a manos del diseñador gráfico y director de arte Yeray Dorta, cuyo perfil @yeraydorta cuenta con más de 32 000 seguidores, en un #takeover –cuando una persona se hace cargo de una cuenta ajena– en el que el tinerfeno, de 26 años, trufó la plataforma de fotos “con un punto de vista más casual y espontáneo, un contrapunto a las imágenes típicas de una alfombra roja, que suelen ser bastante encorsetadas”.

Por segundo año consecutivo, el fotógrafo José Haro (junto a su ayudante John Ribes) se hizo cargo de las fotos más espectaculares de la noche, exclusivas para nuestro Instagram, en un set diseñado para la ocasión y situado en pleno backstage, por donde fueron desfilando entregadores y ganadores.

La semana previa a la gala, Instagram había sido además la sede del concurso #instaGoya2016, donde los usuarios optaban a una invitación doble para la gala. La convocatoria animaba a los aficionados a recrear su escena o cartel favorito de la historia del cine español. Con enorme creatividad y medios, ejem, variopintos, el hashtag del sorteo se llenó de dobles de Carmina Barrios, Macarena Gómez en Musarañas, Lina Morgan, Penélope Cruz en Volver, Sara Montiel en El último cuplé o referencias más clásicas como el ojo rasgado de Un perro andaluz.
Finalmente, y por decisión del jurado formado por Porfirio Enríquez, director general de la Academia de Cine; Juan Luis Iborra, director de la gala; y Emiliano Otegui, productor de la misma, el ganador resultó Álvaro Palomo, de Lerma (Burgos), que recreó con tino una escena de la mítica Amanece, que no es poco. No dudó en enterrarse en un huerto hasta el cuello y rodearse de coles y lechugas para mimetizarse con los personajes de la película albaceteña por antonomasia. Y cojito pa to la vida.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!