Por las ganas y necesidad de contar historias

enero 27, 2016 30 Edición ·
©Academia de Cine

©Academia de Cine

Los nominados a la 30 edición de los Goya aplauden la variedad y la mirada de autor del cine español en el último año

Volvieron a compartir velada, entrevistas, fotos, besos, abrazos y en esta ocasión también cena. Relajados y con ánimo festivo, los nominados a la 30 edición de los Premios Goya acudieron a la tradicional recepción que tuvo lugar en Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, sede de Ayuntamiento de Madrid, donde la mayoría de los profesionales con posibilidad de lograr un Goya celebraron la variedad y la mirada de autor de nuestra cinematografía en 2015.

Veteranos y novatos de las 28 categorías recorrieron la alfombra roja y posaron para la tradicional foto de familia que, por primera vez, fue realizada por un dron. No fue la única novedad porque los artistas y técnicos de las que han sido las mejores películas del último año para los académicos disfrutaron de una cena, ágape que comenzó con las palabras de la vicepresidenta primera de la Academia, Gracia Querejeta, que brindó con los nominados por nuestro cine.

Los directores Paula Ortiz, Isabel Coixet, Cesc Gay, Fernando León de Aranoa, Daniel Guzmán, Dani de la Torre, Juan Miguel del Castillo, Borga Cobeaga, David Ilundain y Agustí Villaronga; los intérpretes Pedro Casablanc, Asier Etxeandia, Inma Cuesta, Natalia de Molina, Leticia Dolera, Javier Cámara, Luisa Gavasa, Fernando Colomo e Irene Escolar; y el músico Lucas Vidal, entre otros, acudieron a una fiesta en la que todos se sintieron ganadores.

En la que es conocida como la antesala de la gala de entrega de los Goya, que tendrá lugar el próximo 6 de febrero, los autores y protagonistas de las historias con más posibilidades de reconocimiento mostraron sus sonrisas. Arropada por todo el equipo, Paula Ortiz, la directora de La novia, que cuenta con 12 nominaciones, destacó que la que más ilusión le hacía era la de Mejor Película “porque premia a todo un equipo. Todo lo que está pasando me da fuerza para seguir, es un empujón”. La cineasta aragonesa, de rojo pasión, prepara un proyecto junto a Juan Mayorga en torno a su texto ‘El arte de la entrevista’.

Inma Cuesta iba ‘de novia’. Con un traje pantalón inmaculado, resaltó sentirse “abrumada” por estar en la misma categoría, la de Mejor Actriz, con Natalia de Molina y las internacionales Penélope Cruz y Juliette Binoche. “Ha sido uno de los papeles de mi vida. Soy una apasionada de la obra de Lorca e interpretar uno de sus personajes es maravilloso. Todas mis compañeras de nominación han hecho un buen trabajo, estoy orgullosa de ellas”. De Molina tiene el Goya a Actriz Revelación por Vivir es fácil con los ojos cerrados. “Para mi es muy fuerte haber llegado aquí con Techo y comida, drama sobre los desahucios “que me ha tocado mucho”.

_AOR8732bis

Leticia Dolera también esta en La novia, pero su presencia en los Goya 2016 es como directora de Requisitos para ser una persona normal. Dolera, que quiere seguir contando historias “detrás y delante de la cámara”, comentó la diversidad de las óperas primas de esta convocatoria.

El actor y cineasta Daniel Guzmán, que tiene seis opciones con su ópera prima A cambio de nada, fue con su abuela Antonia Guzmán, que acaparó numerosos flashes y se mostró sorprendida por el evento. “Mi nieto y la película significan todo para mí. Ser actriz a mi edad ha sido una experiencia nueva que nunca había visto de cerca y con un poco de ganas, todo sale”.

“Ya he conseguido lo que quería: que el público viera mi vida”, dijo Guzmán, que desde el Festival de Malaga, ha acompañado su obra por todos los festivales, pases y encuentros en los que se ha proyectado.

Variedad y autoría

El autor de Truman, Cesc Gay apuntó la “variedad” de la cosecha que participa este año en los premios. De su historia dijo que era una de las películas más personales que había realizado, aunque, confesó que siempre había hecho cine “desde dentro”. Con Truman ha hecho un viaje doloroso a través de la amistad “y ha hecho fácil al púlbico algo que era difícil”.

Javier Cámara, aspirante a Mejor Actor de Reparto, no ocultó que le gustaría poder tener “la parejita” –ya tiene el Goya por Vivir es fácil con los ojos cerrados’- y también alabó la “diversidad” del cine español, en especial el cine “político” y “actual” de B. “Ya no hay pudor a contar las historias que ocurren ahora”, declaró.

Isabel Coixet, nominada a Mejor Dirección por Nadie quiere la noche, se ha apostado con Cesc Gay una paella a que Truman se alzará con el trofeo a mejor director. Recién llegada de París, donde está preparando una exposición de retratos de todos los actores con los que ha trajado, tiene 9 opciones al Goya. El nueve es mi número favorito, nací un 9 de abril”, señaló la cineasta.

Fernando León de Aranoa, por su parte, apuntó que en esta edición las películas tienen “algo en común, y es que todas tienen cierto grado de autoría. No hay una película mainstream y eso las hace diferentes e interesantes”, indicó.

_AOR8767bis

También pisó con fuerza la alfombra roja de la cena de los nominados Irene Escolar, nominada a Mejor Actriz Revelación por Un otoño sin Berlín. La actriz llegará a la ceremonia desde Zaragoza, donde tiene la representación de El público.

También es ‘revelación’ Iraia Elias (Amama), “sorprendida” y abrumada ante el efecto de la película, y la cubana Yordanka Ariosa, que ganó la Concha de Plata en San Sebastián por su trabajo en El rey de La Habana, de Agustí Villaronga. Ariosa iba acompañada por Agustí Villaronga, que volverá a firmar una adaptación, Incierta gloria, de Joan Sales, con el respaldo de Isona Passona, su productora en Pa negre.

La mirada social y crítica está presente en B, el filme sobre Luis Bárcenas, personaje encarnado por Pedro Casablanc. Feliz y con los pulgares levantados, Casablanc afirmó lo importante y sorprendente que había sido “que esta película haya llegado aquí. Sin dinero y sin apoyos, ni sabíamos si se iba a poder hacer”.

_AOR8672bis

Actores “rebeldes”, alegrías y corazón

La actriz Mabel Lozano se estrenó en la red carpet por la nominación de su documental Chicas Nuevas 24 Horas, que ha arrasado en Lationamerica y se ha exhibido en universidades e institutos “lo que demuestra que el cine es un altavoz importantisimo”. Como sus documentales siempre son sociales, Lozano viajará después de los Goya a Bolivia para rodar un documental basado en la crónica del periodista Roberto Navia, Tribus de la inquisición.

El músico Lucas Vidal, doblemente nominado a Mejor Canción Original por Palmeras en la nieve y Mejor Música Original por Nadie quiere la noche también era nuevo en el evento. De su creación junto a Pablo Alborán,“con el que ha sido un placer trabajar,”, resaltó que la música “ayuda a que la historia coja fuerza”.

Fernando Colomo, que por su primer papel protagonista en Isla bonita, aspira a un Goya al Mejor Actor Revelación –“yo siempre me he rebelado”-; Asier Etxeandia, que de levantar el trofeo a Mejor Actor Protagonista se lo dedicaría “a mi padre”; Álex García, cuya trayectoria “de corazón” le ha llevado a una nominación como actor revelación por La novia; y Borja Cobeaga, a quien Negociador –guión original- sólo le ha dado “alegrías y cero disgustos”, también estuvieron en este encuentro, en el que se aplaudió la diversidad del cine español y se celebró los 30 años de Premios Goya con una cena y cocktails de Johnnie Walker, patrocinador oficial del evento.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!