“A este país no le viene mal el glamour. Lo demás, lo traemos de serie”

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes. Foto: ©Enrique Cidoncha

 

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes toman el relevo de Dani Rovira como presentadores de los Premios Goya

La 32 edición de los Premios Goya tendrá sabor manchego. Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla, directamente desde Albacete, reinan en el humor desde hace más de quince años, cuando La hora chanante les catapultó como referentes de una comedia absurda y localista que, más allá de la tierra de Don Quijote, pudo conquistar España. Flamantes y con bastante desfachatez, se pondrán el esmoquin el 3 de febrero para presentar una gala que promete más que risas: la vuelta de los sketches y sorpresas, porque el humor para esta pareja de cómicos no es más que eso, sorprender al que escucha.

Por Juan MG Morán 

 

“¿Queréis presentar los Goya?”. ¿Quién llama a quién?

E.S: A mí me llamó Joaquín y me dio la noticia. “¿Qué te parecería si presentásemos los Goya este año?”, y yo dije: “A tope”.

J.R: A mí me llamó Globomedia, que este año produce el evento. Lo afronto con mucha ilusión. Nos gustan las galas…

E.S: Y nos llevamos muy a gala.

J.R: Solemos comentar entre amigos los Oscar, pero ahora se trata de la gran fiesta del cine español. Nos hace mucha ilusión.

Era algo con lo que fantaseaban…

J.R: Siempre ha sido algo que yo anhelaba, de hecho lo había comentado en alguna entrevista. Siempre pensamos que cuando Dani Rovira se cansase podríamos cogerle el relevo.

E.S: Además ya se había cogido la deriva de llamar a cómicos e igual nos iba tocando.

¿A alguno le costó más decidirse?

E.S: Yo soy más inseguro. Joaquín siempre tiene más ilusión, y yo me agarro fuertemente a esa ilusión.

¿Hacerlo juntos fue siempre la mejor opción?

E.S: Me imaginaba más bien yo solo, pero ha venido así la cosa y tendré que aceptarlo. Últimamente llevamos muchos años trabajando juntos y, en realidad, para nosotros hacerlo juntos es algo muy natural.

J.R: Hemos trabajado en solitario como actores o presentadores, pero hacerlo con Ernesto es la mejor opción, porque me fascina hacer humor a su lado. Los trabajos que hemos hecho de la mano son de los que más orgulloso me siento.

Al presentar en pareja, ¿asumís roles diferentes?

J.R: Tenemos un humor parecido, pero somos muy diferentes. No tenemos los roles muy definidos, pero sí tenemos cada uno nuestra personalidad.

E.S: Somos el payaso listo y el tonto.

J.R: También dicen que el guapo y el feo. Pero nadie dice quién es el guapo y quién el feo.

E.S: A lo mejor nos pasa como a los Hermanos Calatrava, que al principio uno era el guapo y otro el feo, luego se invirtieron.

J.R: O a las Azúcar Moreno… En Viéjovenes hemos notado que estando los dos en el escenario hay que elegir qué papel jugar. Cuando hay complicidad, no hay mucho más que hablar. De hecho, cuando escribimos un sketch sabemos qué papel hará cada uno, no hay mucho debate en eso.

 

En pareja

 

Además de presentadores serán guionistas de la gala…

J.R:Nos han ayudado a estructurar el show, porque son 29 premios y nuestras intervenciones son contadas. Hemos decidido aparecer muchas veces poco tiempo. Se trata de hacer una gala trufada de bromas, vamos a intentar que sea ágil.

E.S: Introduciremos sketches, porque como espectadores de la gala echábamos de menos que se hubiese renunciado a ellos. No parodiarán películas en concreto, hablaremos de ciertos clichés o tópicos del cine español.

¿Y el tono? ¿Qué ingredientes tendrá la 32 edición de los Goya?

J.R: Nosotros ya somos el picantito. Queremos ser fieles a nuestro humor, pero sabiendo que trabajamos para la Academia y TVE. No queremos ponerlo todo patas arriba. Uno se tiene que adecuar a quien le llama, pero estamos seguros de que finalmente la gente reconocerá nuestra forma de hacer comedia.

Siendo tan cómplices, ¿habrá tiempo para improvisar?

J.R: La improvisación tiene unas herramientas muy concretas y eso no sucede cuando tú haces un monólogo. En un show televisado no puedes volar libre. Lo mejor es que escribas las mejores bromas que seas capaz y luego las digas bien, con eso ya fenomenal.

Siendo dos presentadores, ¿tendrá la mujer una presencia destacada?

E.S: Tenemos un sketch enfocado en eso. Hablaremos de la poca presencia de la mujer en el cine en general, queremos visibilizar que las actrices a cierta edad desaparezcan, que no haya personajes para ellas es un problema muy grave y queremos tratarlo con todo el humor que podamos.

J.R: Nos gustaría que una actriz hiciese un monólogo. Es un año en el que la mujer ha sido protagonista por razones que no deberían haber ocurrido, y parece mentira que aún haya estereotipos que romper: que la mujer solo pueda trabajar hasta los treinta, que muchos de los papeles sean únicamente para poner a mujeres atractivas en pantalla… Queremos que esto se pueda ver en esta gala, y la Academia tiene mucho interés en ello. Esperamos que llegue un momento en el que esto no suceda, en el que ni siquiera haya que plantearlo.

Foto: ©Enrique Cidoncha

Disfrutando la gala

¿Os deja Dani Rovira el listón muy alto?

E.S: Dani Rovira lo ha hecho muy bien. Así que sí, sin duda, tanto en ejecucion como en audiencia.

¿En qué maestros de ceremonias os fijáis, españoles o internacionales?

J.R: Estuvimos viendo a Alec Baldwin y a Steve Martin, que presentaron juntos; y nos gusta Billy Cristal. En los Goya disfrutamos mucho las ceremonias de Eva Hache, Manel Fuentes y las de Dani Rovira.

E.S: Recuerdo con mucho cariño a Rosa Maria Sardà.

J.R: La cuestión es que hemos estado revisando galas, pero más allá de nuestras influencias, que están claras, no nos fijamos en nadie. Nosotros hacemos el humor que hacemos desde hace ya mucho tiempo. Nos gustaría que se nos entendiera al hablar.

E.S: Nuestras ambiciones son salir sobrios y que se nos entienda al hablar. Si lo piensas, una cosa lleva a la otra.

J.R: Además nos queda muy bien el esmoquin. Iremos de esmoquin al menos de cintura para arriba. No nos gusta romper las convenciones, porque a este país no le viene mal el glamour, porque lo demás ya lo traemos de serie.

Después de la gala del 3 de febrero, ¿qué tiene que haber ocurrido para que os sintáis satisfechos?

E.S: Que la gente se haya reído con nuestras intervenciones, con que sean graciosas estaré contento.

J.R: También que todo salga bien, que ensayemos lo suficiente y que todo el mundo esté concentrado para que nada falle. Quiero que disfrutemos de la gala. Que la gente en sus casas y en el auditorio se ría. Si se da esto, como dice mi compañero, estaremos felices. Luego ya me abrazaré con Ernesto y nos iremos de fiesta… El día siguiente tendremos una resaca impresionante. Ese día pasará en blanco para mí y el lunes empezaré a hablar con gente para ver qué tal fue la cosa.

Desayunarán el lunes con las críticas de la ceremonia y la cifra de audiencia. ¿Con qué será más complicado lidiar?

J.R: Despertaremos más bien el martes, pero creo que la audiencia es algo que no podemos controlar.

E.S: No depende de nosotros.

J.R: En los últimos años la gente ha visto la gala y ha demostrado interés. Este año mucha gente la verá porque estamos nosotros, y otros, incluso, a pesar de que estamos. Leeremos la prensa, porque es una voz autorizada; y escucharemos con atención lo que la gente nos diga, pero los más cercanos… Con todo eso, sacaremos conclusiones.

Una última… ¿cómo disfrutarán este año en Albacete la noche de los Goya?

E.S: Deben estar muy contentos por sus paisanos…

J.R: Van a poner pantallas en el Altozano, como si fuera el Mundial. No, es broma, pero realmente espero que lo hagan: ¡LOS GOYAAAAAAAA!

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!