Las nominadas a Mejor Actriz Revelación vistas por sus directores

Adriana Paz, Bruna Cusí, Itziar Castro y Sandra Escacena compiten por el premio en la 32 edición de los Premios Goya

 

Adriana Paz | El autor

De Adriana me convenció su fuerza, su inteligencia y su compromiso en cuanto la conocí. Había visto alguno de sus trabajos en México, pero cuando tuve la fortuna de poderla dirigir me sorprendió aún más: su flexibilidad como actriz, su inteligencia emocional, el mundo que atesora debajo de su mirada. Fue un placer dirigirla, es de ese tipo de actrices que sientes que son capaces de darlo todo y que no alardean de ello, que trabajan desde la sutilidad y el corazón. El sueño de un director, la actriz perfecta: sutil, dúctil y siempre sincera.

Por Manuel Martín Cuenca

 

Bruna Cusí | Estiu 1993

Lo de Bruna Cusí fue un amor a primera vista. Al terminar su casting sabía que ella era Marga, la conexión fue tan fuerte que me parecía que pertenecía a mi propia familia. Su naturalidad, su intuición, su entrega y su sutileza emocional me cautivaron. Bruna escucha, entiende, procesa, interpreta y siempre termina aportando matices que son un tesoro para cualquier director. La cámara la ama, sí, pero ella sabe corresponderla viviendo el presente de cada escena con sus compañeros como si nadie la estuviera filmando. Me enorgullece profundamente esta nominación; a Bruna le auguro un futuro enorme que reconozca su infinito talento.

Por Carla Simón

 

Itziar Castro | Pieles

Itziar Castro es incansable, luchadora como nadie, insiste una y otra vez y sucede lo que suele suceder en estos casos, lo consigue. Itziar lleva insistiendo, luchando y trabajando veinte años. Por eso, nada me pudo hacer más feliz que su nominación como actriz revelación. Desde que conocí a Itziar, cuando rodamos un diminuto cortometraje (Eat my shit), del que salió Pieles, jamás he recibido un no por parte de esta increíble actriz, solamente entrega y absoluta disposición, ganas como nadie de hacer y de hacerlo bien. Ir a favor de obra es su especialidad y eso es un regalo increíble para un director que quiere contar una historia. Muchas veces siento miedo a la hora de contar a una actriz o actor lo que quiero rodar, a veces son cosas un poco extremas o comprometedoras pero con Itziar mi pudor a la hora de contar una idea se esfuma, ella está por encima de eso, lo entiende al minuto, lo coge al vuelo, no lo deja escapar, lo exprime y saca lo mejor. Ella tiene una increíble capacidad para entender las historias y los personajes más allá de cualquier constructo social. Sus ganas de rodar y hacer son enormes, qué gusto. Por este motivo y todos los demás rodé Pieles con ella, por este motivo y todos los demás está nominada y ojalá podamos repetir mil veces.

Por Eduardo Casanova

 

Sandra Escacena | Verónica

Habíamos pactado con la directora de casting Arantza Vélez tener unos seis meses para rastrear escuelas de teatro, colegios e institutos en busca de nuestra protagonista. Sabíamos que no sería fácil. El primer día de trabajo de Arantza, recibí su llamada a las once de la noche. Me dijo: “He visto a una niña increíble”. “Mándamela”, le pedí. “No puedo, me he puesto tan nerviosa en cuanto la vi entrar que me he equivocado y no le he dado a grabar”. Evidentemente hablaba de Sandra Escacena, a la que tuvimos que volver a citar para, esta vez sí, grabarla. Y cuando la vi, recuerdo sentir un nudo en la garganta. Cada vez que un amigo de confianza venía a casa, le ponía la prueba de Sandra, y a todos les causaba el mismo efecto. Uno de ellos resumió: “te importa lo que le pase”.

Arantza grabó hasta 800 niñas más, pero, de alguna manera, desde la primera vez que vimos a Sandra, supimos que habíamos encontrado a nuestra Verónica.

Por Paco Plaza

 

 

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!