Isaki Lacuesta | La primera vez

Escribir, localizar, rodar, montar, mezclar, divertirse con las músicas, etalonar… Esto es lo que le hace feliz a Isaki Lacuesta, que siempre intenta realizar películas que antes no existieran. Y cuando haces algo por primera vez, “aprendes, disfrutas y lo vives con una intensidad especial”, unas emociones que está sintiendo con la que es su primera nominación a los Premios Goya.

Por Chusa L. Monjas


Entre dos aguas
no solo le ha dado la posibilidad de reencontrarse con los personajes de su segunda película –La leyenda del tiempo– y la Concha de Oro del último Festival de San Sebastián, también ha sido su estreno en la condición de aspirante a estos galardones, a los que opta a Mejor Película y Dirección 18 años después de su bautismo en la profesión con Caras vs Caras, corto que fue el germen de Cravan vs Cravan, donde mostró las múltiples personalidades de Arthur Cravan –poeta, boxeador y sobrino de Oscar Wilde que desapareció misteriosamente en 1918–. Una ópera prima en la que plasmó sus preocupaciones, mientras que la segunda fue muy de personajes, retratos, gestos que surgió de un viaje a Cádiz del que salió impactado por la presencia que todavía tenía Camarón de la Isla. Su título, La leyenda del tiempo, como el álbum que Camarón dedicó a Lorca, una historia a dos voces, la de los niños gitanos Isra y Cheíto, interpretados por Israel y Francisco José Gómez Borrero. Los hermanos han vuelto a la gran pantalla desde San Fernando, en la Isla de León, en una ficción “hiperrealista” que le valió su segunda Concha –la primera la ganó con Los pasos dobles, película en la que colaboró Miquel Barceló–.

Nacido en Gerona, este cineasta que se ha autobautizado con la unión de su nombre, Iñaki, y el de su mujer, la guionista Isabel Campo, y que también retrató la figura de Ava Gardner en España en La noche que no acaba, pasó de poner el foco en personajes reales a historias corales como Los condenados, Murieron por encima de sus posibilidades –producción filmada en cooperativa– y La próxima piel –Emma Suárez levantó el Goya a la Mejor Actriz de Reparto–.

Premio Nacional de Cine de Catalunya 2012 por “una nueva manera de entender el género documental con El cuaderno de barro, obra en la que mostró la forma de trabajar de Miquel Barceló en su cabaña-taller de Mali, Lacuesta siempre tiene ganas de probar y jugar en una cinematografía, la nuestra, marcada “por la diversidad que está en un momento de enorme efervescencia creativa”, ha manifestado este creador que no quiere contar el mundo de una sola forma, de ahí su intención de explorar visiones opuestas, como la de Isra, que acaba de salir de la cárcel por tráfico de drogas y lucha por un trabajo digno y seguir adelante con su vida; y la de Cheíto, que forma parte del ejército, aunque sueña con montar su propia panadería.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!