Sobre Jose. Sobre Jaime | Jose Coronado en Tu hijo

Jose Coronado, nominado al Goya a Mejor Actor Protagonista, visto por su director, Miguel Ángel Vivas

Foto: ©Jorge Fuembuena – Academia de Cine

 

Por Miguel Ángel Vivas

Tu hijo es la historia de Jaime.

Perdón, rectifico. Tu hijo NO es la historia de Jaime. Tu hijo es una historia contada desde Jaime. Su manera de entender la vida y lo que le rodea. Su punto de vista.

Tu hijo es Jaime.

Y Jaime es Jose Coronado.

Esto último sé que puede parecer una afirmación arriesgada. Por supuesto que hay una inmensa diferencia entre Jaime y Jose. No son la misma persona, ni ven la vida de igual manera. A Jose le quiero, a Jaime no. Pero, para que un personaje funcione, ha de dejar de ser personaje y convertirse en persona. Con sus defectos, sus virtudes, sus aciertos, sus equivocaciones y, sobre todo, su humanidad. Y eso es lo que Jose Coronado nos ha regalado: un personaje humano. Nos ha regalado, a mí y a todos, parte de sí mismo, de sus miedos, sus pasiones, sus virtudes, sus frustraciones, y, por qué no decirlo, sus defectos, para crear un personaje real como la vida misma. Un personaje –o persona– que usamos en Tu hijo para ver el mundo desde su punto de vista, desde sus ojos. Un mundo distorsionado y abominable pero, desgraciadamente, un mundo real, como lo es Jaime. Una persona que nos sorprende, que se equivoca, que queremos y después odiamos. Una persona que reconocemos en un mundo que conocemos. Jose Coronado no tiene nada que ver con Jaime, pero sin Jose Coronado, Jaime no existiría. Solo sería un personaje escrito dentro de un guión.

Jose, no todo va a ser Jaime, es una persona que respira cine. Ha nacido para esto. Lo ama y se involucra como nadie. No quiere hacer un buen papel, quiere hacer una buena película. Trabajar con él es un regalo. Jose Coronado se ha dejado la piel, el alma, el corazón, las entrañas y las costillas –esto último de forma literal–. Ha arriesgado como pocos hacen y ha acertado. Sin Jose Coronado no existiría Jaime, y sin Jaime no existiría Tu hijo.

Gracias por todo, Jose. Te quiero.

¡Comparte ahora este artículo con tus amigos!